Follow us on
Search
Or combine different search criteria.

Highlights

[COMUNICADO DE PRENSA] El Centro para la Integración del Mediterráneo se une a las Naciones Unidas con un nuevo mandato: la aplicación del ODS 17 en el Mediterráneo

     
  • COMUNICADO DE PRENSA

    MARSELLA, 16 de septiembre de 2021

     

    La economista española, Blanca Moreno-Dodson, es la encargada de liderar este mandato que tiene como objetivo fomentar la integración regional para promover el desarrollo sostenible en el Mediterráneo

    Desde el pasado 1 de julio, y once años después de su creación por el Banco Mundial en Marsella (Francia), el Centro para la Integración del Mediterráneo (CMI) por sus siglas en inglés, se ha unido oficialmente a las Naciones Unidas (ONU), a través de su Oficina de Servicios para Proyectos (UNOPS). Bajo los auspicios de la ONU y en el marco de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), el CMI dedicará su misión a la integración regional a través de “Alianzas para lograr los objetivos” (ODS 17).  

    En la actualidad, el CMI es la única iniciativa en la región del Mediterráneo que reúne a instituciones de desarrollo internacionales, gobiernos nacionales, autoridades regionales y locales, junto con la sociedad civil.

    Al operar bajo el paraguas de la ONU, el CMI actuará como una iniciativa regional especializada en la puesta en marcha del ODS 17, revitalizando las alianzas para promover el desarrollo sostenible y la integración en el Mediterráneo.

    Dicho mandato se basa en el reconocimiento de que los ODS sólo se podrán alcanzar mediante cooperación y alianzas sólidas. En este sentido, una agenda de desarrollo exitosa requiere asociaciones inclusivas —a nivel mundial, regional, nacional y local— construidas sobre la base de objetivos compartidos que sitúen a las personas y al planeta en el centro de la estrategia.

    "Nunca la integración mediterránea ha sido tan necesaria como ahora. La región tiene una oportunidad única para cumplir con su mandato histórico de acercar a sus pueblos, culturas, recursos y activos. Mejorar la integración del Mediterráneo significa impulsar el comercio regional así como abordar conjuntamente los desafíos regionales comunes en áreas como la movilidad del capital humano, la escasez de recursos hídricos y la resiliencia medioambiental", explica Blanca Moreno-Dodson, directora de CMI. La colaboración regional es aún más imprescindible si cabe para estimular la recuperación ante el COVID 19, un "mal público global” que requiere políticas y acciones coordinadas. Muchas vidas dependen de dicha colaboración y respuestas conjuntas. Ahora es el momento de dar un mayor impulso", añade. 

    El CMI fue creado en 2009 y funciona como una asociación con su propia gobernanza (Banco Mundial, Banco Europeo de Inversiones, Egipto, España, Italia, Jordania, Líbano, Marruecos, la Autoridad Palestina, Túnez, la Región Provenza-Alpes-Costa Azul y ONU Hábitat), con sede en Marsella (Francia). El Servicio de Acción Exterior de la Comisión Europea (SEAE) está presente como observador. Además, el CMI incluye una gran lista de socios técnicos, como la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD), el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (FCDO) y la Agencia Alemana para el Desarrollo Internacional (GIZ), que contribuyen a la realización de sus actividades y programas 

    En esta nueva fase, el CMI adaptará su gobernanza, y la presidencia de su comité de supervisión rotará cada tres años entre sus miembros, comenzando por Marruecos. Este nuevo modelo es una señal de la fuerte implicación de todos los miembros en las actividades del Centro. En todo caso, el Banco Mundial seguirá actuando como miembro activo, a nivel estratégico a través de contribuciones a las principales orientaciones del Centro y en el aspecto operativo, manteniendo su apoyo financiero, así como las sólidas asociaciones técnicas que se han establecido a lo largo de los años.

    En la consecución del ODS 17, el CMI contribuirá a impulsar la integración mediterránea a través de varias líneas de trabajo, principalmente la elaboración de análisis técnicos, el intercambio de conocimientos para fomentar el diálogo regional, el reforzamiento de capacidades, así como la incubación y apoyo a proyectos de inversión regionales. La transformación socioeconómica, la resiliencia ante los conflictos y la lucha proactiva contra el cambio climático seguirán siendo objetivos generales de la integración regional, que se perseguirán a través de las alianzas regionales.  

    Contacto con los medios de comunicación:

    Zein Nahas, Senior Communications Officer, znahas@cmi.unops.org, 0033604677242